Carpintería en aluminio y PVC

La carpintería metálica se impone para realizar aislamientos, ventanas y otras estructuras con las que impedir que los factores meteorológicos alteren la habitabilidad del interior del inmueble. Es importante que se preserve la eficiencia energética, por ello es fundamental que se aísle la casa o empresa del viento, la humedad o el calor. Expertos en carpintería en aluminio y PVC le proporcionan información sobre las características de cada producto. Ambos son especialmente indicados para los cerramientos, aunque hay que decir que el aluminio resulta algo más caro. La relación calidad precio es, de hecho, una de las mayores ventajas del PVC.

Sin embargo, el PVC o policloruro de vinilo tiene otras ventajas muy interesantes. Por lo pronto, es una material que conduce muy mal el calor o el frío; su excelente coeficiente de conductividad térmica, lo hace ideal para la fabricación de ventanas, así como de estructuras de cerramiento para porches, galerías o terrazas. Una de las principales características con el aluminio es que este material necesita poseer rotura del puente térmico. La RPT hace que resulte un aislante muy eficaz, aunque como decimos, al PVC no le hace falta la RPT.

Otra de las características del aluminio es su buena opción decorativa. Sirve para disponerse en multitud de inmuebles, siempre adaptándose a las necesidades estéticas. Los acabados del aluminio lo hacen perfecto en cuanto a estética. Por su lado, el PVC no resulta un material tan estético. Los dos son materiales muy resistentes, pero frecuentemente se observa un peor envejecimiento del PVC. En cualquier caso, los especialistas en cerramientos le informan sobre las cualidades y diferencias de uno y otro material. También le informarán sobre precios y sobre todo aquello que Vd. desee, como cerramientos con policarbonato, con cristal o con cualquier otro material que impedirá puntos de fuga de aire y un gasto de energía innecesario.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE